"La casa invisible"

En esta ocasión, ÁLVARO MARZÁN trabaja un discurso pictórico basado en la cualidad metafísica de los elementos cotidianos.
Según sus palabras:
"Elijo los elementos que vienen cargados de significado; aquéllos que, como una habitación o una mesa, están intensamente interiorizados en nuestra psique, y en torno a los cuales se establecen todo tipo de dinámicas humanas. En el proceso de abstracción, el ente material se convierte en un signo primario, y se puede hablar de su cualidad metafísica frente a la física".