JOSÉ MARÍA SORIA proyecta su luz sobre personas que viven al margen de los días y que nadie enfoca. Descubre así unas imágenes, paradójicamente iconoclastas, que destruyen las representaciones sagradas de la pintura. Y que no son sólo figuraciones, sino el ser alcanzado en su carne y en sus pensamientos a base de carboncillo.

No hay juicio alguno sobre esos seres, a quienes muestra sin falsa conmiseración y sin buscar  satisfacer la morbosidad en la desgracia ajena de quienes les contemplamos, disfrutando acaso de nuestra propia y supuesta normalidad.

La mirada es fundamental y sobre el camino artístico que construye con ella, cada personaje es quien es y como es, habitando el mundo gracias a cada uno de sus trazos.

Su plástica ilumina el frío, la soledad, la marginación o la vejez. Y lo hace con  un trato respetuoso, nada condescendiente, bajo una sinceridad sin límites. Son las formas y la dignidad con las que Goya nos muestra al “Tío Paquete” o con las que Velázquez retrata al Bufón el Primo.

Joaquín Fernández de Angulo

c/ Conde Duque, 28. MADRID

T. 91 541 02 11

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook Square
  • Vimeo Square
  • Google Square